Wi-Fi se readapta a los requisitos de IoT

Factor_Humano_Formacion_WiFi_Requisitos_IoT

Wi-Fi se readapta a los requisitos de IoT

Se habla en los últimos meses de cómo es prioritaria una evolución de la industria Wi-Fi ya que, tal y como está configurada en la actualidad esta tecnología inalámbrica, se queda corta en lo referente a su uso para el área del Internet de las Cosas. En comparación con otras tecnologías inalámbricas alternativas, los sensores clave del Wi-Fi para una óptima cobertura en edificios y un buen comportamiento en la nube resultan menos efectivos.

Existe, a su vez, otro factor en contra de esta conexión ya que al tener un único punto de acceso no cubre con fiabilidad cada estancia de una casa o edificio, bien sea por sus medidas (varios pisos, sótanos...) como por sus materiales de construcción (paredes gruesas, etc).

No obstante, hay cuatro iniciativas que pretenden remediar estas deficiencias a partir del progreso de las normas, con acuerdos técnicos sobre estándares y nuevas certificaciones.

La primera iniciativa es un Wi-Fi 802.11ah, de “rango extendido" y a una frecuencia más baja de 900 MHz, para reducir los requisitos de potencia de los chips. Parece prometedor, pero además de espectro, se precisa tiempo para su desarrollo. Aunque 802.11ah ya es un estándar IEEE, la Alianza Wi-Fi tardará un tiempo en llevar a cabo las pruebas de interoperabilidad y desarrollar una certificación para la industria.

Otra iniciativa es la que se centra en el "Hogar Conectado" y propone un enfoque basado en un servidor proxy intermedio en el hogar, que comunique con el actual punto de acceso Wi-Fi. Se trata de una solución de corto plazo, para reducir el consumo de energía y poder avanzar con los puntos de acceso existentes.

Otra idea, más reciente, ha sido presentada por la IEEE y propone ampliar Wi-Fi para proporcionar una funcionalidad equivalente a Zigbee, tanto en interiores como en distancias cortas al aire libre. Diseñado para la banda de 2,4 GHz, se acerca al Wi-Fi actual más que 802.11ah. Sus mejoras en alcance llegan de canales RF más estrechos y con tasas más bajas, en lugar de apostar por frecuencias más bajas. Además, supone una opción muy sencilla para el diseño de los chips y podría llegar muy pronto.

Por otro lado, no se deben olvidar las bandas UHF que, aunque IoT no es un objetivo primario para esta tecnología, se adaptaría bien a las redes de sensores.

En todo caso, hay que tener en cuenta que el éxito de Wi-Fi procede, en gran parte, de la simple conexión de una sola aplicación para acceder a Internet desde los teléfonos móviles, tabletas y PC. Esto ha proporcionado un mercado tan rico para Wi-Fi que ha habido poca necesidad de diversificarse. Sin embargo, IoT es una gran ocasión para las tecnologías inalámbricas de corto y medio alcance y la tecnología Wi-Fi puede ofrecer una alternativa viable a Zigbee y BLE.

Fuente: www.cobusiness.es

Sin comentarios

Publicar una respuesta