¡Queremos un Lexus Hoverboad!

Factor_Humano_Formacion_Hoverboard_Lexus

¡Queremos un Lexus Hoverboad!

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Facebook

Reconocemos que, en Factor Humano Formación, nos quedamos con las ganas de hacernos con una Lightcycle en aquella subasta. En esta ocasión se nos hace "la boca agua" (es un decir) cuando leemos la noticia del hoverboard de Lexus y ya nos vemos emulando a nuestro añorado Marty McFly en "Regreso al Futuro 2", en ese 2015 tecnológico que vimos en la película.

La compañía japonesa ya ha dicho que es todo real, que no se trata de ningún tipo de truco de marketing lleno de efectos especiales ni nada similar y que su hoverboard funciona de verdad. Es más, ya han anunciado que preparan una serie de vídeos y exhibiciones donde lo podremos comprobar (en España preveen estar en Barcelona); cosa que nos creemos porque, no hace mucho, pudimos ver el prototipo presentado por Hendo probado por el propio Tony Hawk, el as mundial de los monopatines.

El "aeropatín" basa su tecnología en el magnetismo por lo que, dicho de otra forma, estamos hablando de una tabla que funciona mediante levitación magnética; consiste en algo similiar al efecto contrario al de la atracción de dos imanes. Evidentemente, este método no opone apenas fricción por lo que manejar el monopatín volador no es tan sencillo como nos mostraban en el cine... ni tan espectacular.

Para empezar, tal y como explica Lexus, será necesaria una superficie metálica sobre la que deslizarnos pero es que, por otro lado, no está pensada para hacer maniobras como las realizadas con un skate normal (Ollies y demás). Aún así, según leemos en la noticia, no pretenden hacer de este hoverboard un producto comercial y es que, su tecnología y componentes (nitrógeno líquido incluido o similar como sistema de refrigeración), le harían tener un precio excesivo no estando al alcance de cualquier bolsillo. Recordar tan sólo que el modelo de Hendo se presupuestaba en 10.000 dólares la unidad.

De momento seguiremos soñando con que llegue el día en que, todos y cada uno de nosotros, nos desplacemos a nuestro lugar de trabajo en silenciosos y elegantes aeropatines. Y baratos. Elegante y baratos.

 

Sin comentarios

Publicar una respuesta