Oficinas del futuro

Factor_Humano_Formacion_Oficinas_Futuro

Oficinas del futuro

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Facebook

No hace tanto, en los despachos y oficinas el olor al carrete de tinta impregnaba el ambiente y el sonido más común que se escuchaba era el del tecleo en las máquinas de escribir. La tecnología avanza y nosotros con ella: trabajamos en potentes ordenadores con gigas de memoria, conexión a internet y el buzón ya no recibe cartas en papel más allá de las facturas del banco.

Por eso, hoy nos preguntamos ¿qué tecnología encontraremos en las oficinas del futuro y cómo evolucionará nuestra forma de trabajar? ¿Hasta qué punto seremos capaces de adaptarnos a un ritmo cada vez más frenético?

En la actualidad ya se conocen casos de oficinas que aplican jornadas laborales en nuestro puesto habitual de trabajo, el edificio donde físicamente se situan, combinadas con el teletrabajo desde casa o cualquier otro lugar.

Por otro lado, nos hacemos eco de cómo Intel, con sus procesadores de quinta generación vPro, se propone revolucionar el concepto de conexión entre periféricos olvidándonos de una vez por toda de la telaraña de cables con que tenemos que lidiar día a día. Conectividad inalámbrica total, segura y rápida, que se traducirá en mayor productividad de empleados y empresas, a la que habrá que sumar los servicios ofrecidos por la nube.

Aún así, un pequeña duda flota en el ambiente. Y es que, de momento, existe un handicap que no permite dar el salto completamente a la metodología Bluetooth: la seguridad. ¿Es posible mantener segura la información sin que exista un medio físico que nos ayude a transmitirla?

Ante esta patente vulnerabilidad encontramos compañías que, desde hace un tiempo, llevan implantando sus soluciones de seguridad para la oficina del futuro.

Intel está implementando encriptación avanzada AES de 128-bits y Knox, de Samsung, permite proteger información confidencial de la empresa a través de múltiples protocolos garantizando, además, una serie de interesantes características como la posibilidad de operar de forma remota nuestros datos y dispositivos.

La oficina del futuro está a la vuelta de la esquina y la tecnología que formará parte ella ya está entre nosotros. Ahora todo queda en mano de las empresas y su intención de implantarla en sus entornos de trabajo.

Sin comentarios

Publicar una respuesta