La muerte del 3D

Factor_Humano_Formacion_Muerte-3D

La muerte del 3D

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Facebook

Nunca despegó del todo y apenas sí consiguió afianzarse en algunos hogares...  La tecnología 3D comienza a desaparecer. Grandes compañías del sector que, en su día, apostaron por el formato (como Samsung y LG) han anunciado recientemente cómo irán reduciendo a lo largo de este año 2016 su catálogo de productos escalonadamente al no contar con las ventas deseadas.

Numerosas innovaciones aparecen año tras año  con  intención de mejorar nuestra vida en cualquiera de sus aspectos, ya sea a nivel de salud, de comodidad o simplemente de ocio pero, por algún motivo, no logran el apoyo mayoritario que les haga popularizarse lo suficiente como para sobrevivir y acaban tristemente desapareciendo. Es, en esos momentos, cuando la industria y los consumidores no han conseguido entenderse como se esperaba.

Ejemplos relativamente recientes como el LaserDisc, el HD DVD (al que desterró el Bluray a pesar de tampoco calar tan hondo como pronosticaban en la sociedad de consumo) o los casi desconocidos MiniDiscs seguro que vienen al recuerdo de más de un lector en estos momentos. Ocurre que, con fenómenos mundiales como la proyección de la película "Avatar" en cines, apareció en la industria la idea de trasladar esa experiencia a nuestros hogares con intención de quedar inmersos en el 3D pero, claro, un proyecto concreto no es justificación suficiente para incrementar los precios de los reproductores (bluray y televisor).

Ni las empresas se volcaron en esta nueva tecnología ni supieron explotarlo. La mayoría de las películas, series y programas de televisión seguían siendo rodados al método tradicional, esto es, en 2D, pero sin sumar nada especial para justificar la experiencia 3D; la decisión errónea de, en postproducción, incluir la opción de visionado en tres dimensiones (generada por ordenador en vez de grabar directamente con cámaras estereoscópicas) hizo que el consumidor final le acabara dando la espalda. También, al no existir un estándar definido (gafas con 3D activo, gafas con 3D pasivo, no gafas...) y que los gadgets fueran de uso exclusivo de cada marca, aportó confusión y gastos adicionales que no todo el mundo estaba dispuesto a pagar.

Los fabricantes prefieren enfocarse en otros avances que sí dan frutos como resoluciones más altas, pantallas curvas, etc. Un estudio de "NPD Group"afirma que los televisores con esta tecnología están cayendo en ventas desde el pasado año 2012 y, en 2013, el canal británico BBC anunció la suspensión de su programación en 3D hasta este 2016 con motivo de la falta de interés del público. Justo lo mismo que ocurre con el canal deportivo estadounidense ESPN.

A pesar de que muchos televisores en la actualidad traigan integrada esta tecnología y la caída de precios de los equipos, nunca se han servido contenidos de calidad. Como suele decirse, fue bonito mientras duró.

Sin comentarios

Publicar una respuesta