Una clasificación de contratos para el director de proyectos

Factor_Humano_Formacion_Director_Proyectos_Contratos

Una clasificación de contratos para el director de proyectos

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Facebook

Cuando estamos preparando la certificación PMP® o CAPM®, quizás uno de los temas más arduos de estudiar es la Gestión de las Adquisiciones; al menos en mi caso. En concreto, asimilar la clasificación que hace la Guía del PMBOK® de los tipos de contratos, se convierte en misión imposible… bueno, el término imposible es una exageración, pero es un tema que se torna como mínimo soporífero.

Buscando un poco de alivio… se me ocurrió escribir este post después de haber coincidido, por casualidad, con la amiga de un amigo… que es jueza. Ella es brillante, le gusta lo que hace y eso se nota de una forma especial. Pensé que no se trataba de ningún extraterrestre y, si ella ha visto el lado atractivo al derecho, yo también lo conseguiría.

Pues bien, el derecho es una ciencia que estudia las leyes y su aplicación. Abarca un amplio y  diverso espectro que regula la vida de las personas y sus relaciones, y sin embargo, no es suficiente. Descubrí que existen las denominadas zonas grises, casuísticas que una ley genérica difícilmente puede concretar.

Con esta idea de las zonas grises, me animé a desempolvar los apuntes del Máster para rescatar una visión más genérica de los tipos de contrato. En todo máster que se precie siempre hay una parte dedicada a tocar conceptos jurídicos… Y esto es lo que me ayudó a acercarme al ámbito de la gestión de las adquisiciones, necesario para cualquier Director de Proyectos:

Los seres humanos tendemos a catalogarlo todo, y sobre todo los directores de proyecto, pero en nuestro Código Civil no existe una clasificación de los tipos de contratos. No obstante, los juristas establecen una tipificación, aunque la casuística sea bastante extensa y heterogénea; distinguen entre contratos en masa, contratos normados y contratos forzosos. También se distingue entre contratos onerosos y gratuitos. Contratos unilaterales y bilaterales, contratos típicos y atípicos…

…y para colmo, el incumplimiento de un contrato normativo puede dar lugar a la indemnización de daños y perjuicios. No conocer la ley no te exime de cumplirla. Y bajo mi punto de vista, el contrato es una herramienta para formalizar un acuerdo con otra persona (o empresa). El contrato es el momento de reflejar todo aquello que pueda ser fuente de conflicto, con el objetivo de minimizar los riesgos para el proyecto.  Es donde dejamos por escrito las condiciones especiales que se establecen en el momento del acuerdo. La normativa que aplique a las partes responsables, etc.

Llegar a esta conclusión fue como una chispa, porque precisamente una de las frases que repetían durante las clases, de preparación a la certificación PMP®, a modo de mantra era: elegir el tipo de contrato determinará los riesgos para el cliente o el proveedor.

Llegados a este punto pensé que la clasificación de los tipos de contratos que propone la Guía del PMPBOK® es una más; quizás sea con la que más frecuencia se enfrente el director de proyecto. Y así es como me resultó mucho más fácil memorizarlos y comprenderlos.

Aquí os dejo la clasificación que hace Pablo Lledó, en su libro Director de Proyectos alineado con la Guía del PMBOK®:

  •  Precio fijo (FP: fix price)

Precio fijo cerrado

Precio fijo + Incentivo

Precio fijo + Ajuste económico de precio

  • Costos reembolsables (CR: cost reimbursable)

Costo + Honorarios fijos

Costo + Honorarios con incentivos

Costo + Honorarios por cumplimiento de objetivos

Costo + % del costo

  • Por Tiempo y Materiales (T&M: time and materials)

 Tienen un componente variable (ej. cantidad de horas) + un componente fijo (ej. precio de la hora)

Sin comentarios

Publicar una respuesta