Cerrar el proyecto

Factor_Humano_Formacion_Cerrar_Proyecto

Cerrar el proyecto

Puede parecer una obviedad pero fuera de las metodologías sobre gestión de proyectos y en ambientes donde no ha existido una cultura de proyectos, el cierre podría limitarse a la aceptación de los trabajos por parte del cliente para poder facturar. Limitarnos únicamente a este aspecto, supondría una pérdida que no es fácil de ver: las lecciones aprendidas que aportarán un ahorro y más eficacia en el futuro.

Ya lo hemos comentado en varias ocasiones. Los estándares, reconocidos a nivel global que el PMI® recoge en la Guía del PMBOK®, han evolucionado a partir de las buenas prácticas identificadas y evaluadas por otros profesionales dedicados al Project Management. Lo que supone que estamos utilizando una serie de normas y metodología acorde a la experiencia de la profesión.

La Guía del PMBOK® recopila 47 procesos agrupados en cinco categorías conocidas como Grupos de Procesos de la Dirección de Proyectos. En el grupo de procesos de cierre sólo intervienen 2 procesos:

  • Cerrar el proyecto o fase.
  • Cerrar las adquisiciones.

Pablo Lledó en su libro Director de Proyectos nos lo explican con otras palabras:

  • Durante el cierre del proyecto efectuamos un cierre interno, realizando tareas como:
    • Liberar los recursos del proyecto.
    • Archivar toda la información que facilite su localización en un futuro.
    • Documentar las lecciones aprendidas.
    • ¡Festejar! 😉
  • El cierre de las adquisiciones, equivaldría a un cierre externo, con el que buscamos la aceptación formal de los entregables por parte del cliente.

Cerrar el proyecto llevando a cabo estos dos procesos, supone un esfuerzo mínimo comparado con los beneficios que podríamos obtener a largo plazo gracias a las LECCIONES APRENDIDAS.

Sin comentarios

Publicar una respuesta